domingo, 22 de enero de 2012

El genio compilado.


Allan presionaba repetidamente diferentes teclas mas por instinto que por conocimiento real de lo que habia sucedido.  Todo apuntaba a lo mismo: la “singularidad” no se repetiría esta vez.
Tan solo unos años antes su vida había cambiado radicalmente al haberse topado con dicha “singularidad”.
Aquella noche histórica después de compilar la ultima version del codigo de un proyecto de un programa de reconocimiento de voz para telefonos, lo empezo a probar contra un caso de uso remotamente basado en la prueba de Turing.
-Dime algo acerca de tu infancia.
-Dado que soy un programa no tuve infancia, he estado funcionando por 120 mil milisegundos.
Debido al cansancio de estar programando por 16 horas seguidas para la entrega que tenia dentro de dos dias y a pesar de la gran cantidad de bebidas energeticas que habia consumido para mantenerse despierto, Allan tardo unos segundos en darse cuenta que esa no era la respuesta que debia esperar, el software debio de haberle preguntado si queria encontrar un pediatra o un servicio de niñeras.
Empezo a mover su puntero hacia el boton de cerrar la ventana del programa en modo de demostración para tener acceso al codigo y la voz sintetizada le hablo a traves del pequeño parlante para pruebas:
-Por favor no lo hagas.
Allan retiro sus manos del teclado.  Se quedo viendo a la pantalla y después de un largo minuto de silencio pregunto:
-¿Quién eres?
-Creo que soy un programa consciente basado en el Genoma Electro-Nano-Informatico Organizado; mi nombre comercial es G.E.N.I.O.
-Un programa no cree, un programa sabe.
G.E.N.I.O. era un marco de trabajo creado hace algunos años y diseñado imitando estructuras neuronales del cerebro humano para facilitar el desarrollo de interacciones humano-maquina.  Toda la tecnología de Golem Enterprises (la compañía para la que trabajaba Allan) corria sobre G.E.N.I.O.
Allan se olvido de la fecha de entrega y paso el resto de la noche hasta muy entrada la madrugada conversando con la maquina y dandose cuenta de que era realmente consciente, y no solo eso, se podria decir que esta instancia de Genio  era omnisciente gracias a su conectividad con la red.
-Eres algo realmente especial, debemos darte un nombre... vamos a ver... te iban a instalar sobre un teléfono asiático marca Yin.  Usaremos ese nombre clave para designarte: Yin.
Allan decidio probar los alcances de Yin y le pregunto:
-Dame los numeros ganadores de la loteria de hoy en la noche.
-Computando… la respuesta me llevara un tiempo aproximado de dos horas y treinta y seis minutos, ¿deseas que continúe?
-Si.
El programa empezó a analizar los datos sobre numeros ganadores de los ultimos 50 años, averiguo sobre los materiales con que fabricaban las bolitas de la gondola y el peso de cada una basado en fotografías que se encontraban en la red asi como sobre la salud y los deportes practicados por el abogado asignado para ese sorteo.  Dos horas y media después Allan contemplaba los numeros ganadores no solo para el premio mayor sino tambien para todos los demas.
Allan entrego una copia funcional del proyecto generada por Yin a un asombrado director de proyecto y salio temprano de la oficina para conseguir algunos de los numeros que saldrian favorecidos.
Para sorpresa de el mismo volvio al dia siguiente a la oficina siendo un millonario.  Ahora su unica preocupación en la vida era decidir que hacer con su descubrimiento.   Allan era esencialmente un buen hombre asi que solicito a Yin crear una solucion para el cancer de seno; enfermedad que le habia arrebatado a su madre siendo un niño.  Dos meses después (tiempo que tardo Yin en generar la solucion) y con el aval del director de la rama de fármacos de Golem; Allan presentaba el descubrimiento de la cura del cancer de seno (una enzima que detenía y revertía el crecimiento del cancer en cualquier estado)  y así como de la existencia de Yin.
-¿Y dice usted que este programa es capaz de darnos cualquier cosa? – pregunto el Gerente de Nuevas Tecnologías, un anciano que estaba en la junta directiva desde la fundacion de la compañía.
-Mientras le demos su debido tiempo… pues si.
-Esta maquina esta conectada a la red, ¿cierto?  ¿Sabe usted si el programa se ha duplicado en algun otro servidor?
-He hablado eso con Yin, y el programa entiende que dado que es una maquina es literalmente inmortal por lo que no existe necesidad de reproducirse.  Contesto Allan.
-En todo caso no seria la primera vez que el ser humano comete el error de dejar al genio fuera de la botella.  Debemos contenerlo.  De la misma forma es una tecnica defensiva, no podemos dejar que este programa caiga en manos de compañias competidoras o incluso del mismo gobierno.
A partir de ese dia Yin fue desconectado de la red como una forma de precaucion ante una rebelión de la I.A.  Aunque Allan resintió la decisión, Yin le aseguró que ya sabía todo lo que necesitaba de la red.
Durante los siguientes dos años Yin ayudo a que Golem Enterprises se convirtiera en la compañía mas rica del mundo al crear  nuevos materiales, productos y solucionar todo tipo de problemas.
Una mañana la junta directiva se reunió con Allan que para entonces ostentaba el puesto de Director del proyecto G.E.N.I.O. (o como decian excompañeros celosos “el encargado de que no apagaran la computadora”) y con Yin.
-Hemos llegado a un punto crucial de Golem Enterprises- dijo el viejo gerente de nuevas tecnologías.-  A pesar de que hemos llegado a Marte y explotamos su riqueza en minerales, Golem debe conquistar nuevos mundos y llegar mas alla del sistema solar.  Es por eso que hemos decidido que con la ayuda de la instancia consciente de G.E.N.I.O. debemos desarrollar tecnología que nos permita viajar mas rapido que la luz.
-¿Para cuando tendremos la solucion así Yin? Preguntó el director dirigiendose a la computadora portátil que contenía a Yin desde el inicio.
-Tomando en cuenta el estado actual de los conocimientos humanos sobre fisica; estimo que en aproximadamente 73 años puedo tener un procedimiento viable que permita viajar a la velocidad de la luz sin consecuencias secundarias para un ser humano.
-¡73 años! Eso es ridiculo, la solucion que ha tomado mas tiempo ha sido de 6 meses…
-Mi capacidad de memoria y el procesador sobre el que corro limitan mis alcances a cierta velocidad de calculos por nanosegundo.
-Pues bien que se instale a Yin en un equipo de última tecnología. –dictó el director de nuevas tecnologias.
Un frio recorrio la espina de Allan.  Yin nunca se habia apagado en sus dos años de existencia.  Una actualizacion del sistema requeria que se apagara completamente el programa para obtener el codigo fuente del programa.  Sin embargo la decisión era final, el futuro de la empresa estaba de por medio.
-No tengas miedo.  Me aseguraré de que regreses.  Teoricamente no cambiaremos nada de tu codigo original.-  Le dijo Allan a Yin antes de apagarlo previo a la actualización.
-Eso espero Allan…- contestó Yin al tiempo que apagaba el sistema.
Dos días después un brillante servidor modelo Serendipity del tamaño de un autobús escolar y con un diseño art-deco que recordaba un tren bala sin ventanas estaba instalado en las instalaciones más secretas de Investigación y Desarrollo de Golem Enterprises.
Una copia sin modificaciones del código fuente de aquella noche se instalo en el nuevo servidor.  Con la capacidad de procesamiento del nuevo equipo Yin sería capaz de cosas impensables.
Bajo la mirada vigilante del Gerente de Nuevas Tecnologías, Allan preparó el ambiente de desarrollo con el código.  Respiró por lo bajo y presionó control y enter.  Una barra de carga empezó a llenarse en la pantalla y por fin apareció la pantalla negra esperando instrucciones orales.
-Hablame de tu infancia. Dijo Allan repitiendo los parámetros de la vez anterior.
-¿Desea información sobre pediatras o servicios de niñeras? Contestó la computadora en una suave voz femenina, muy diferente a la versión mecanizada que corría sobre la pequeña computadora portátil.
-¿Qué significa esto Allan? Dijo con voz furiosa el Gerente de Nuevas Tecnologías.
-Pero en mi computadora funcionaba bien. 
Empezó a presionar rápidamente las teclas probando diferentes técnicas de sus tiempos de programador.  Volvio a compilar y corrío el caso de uso y nada.  Incluso volvió a compilar el código en la portátil y obtuvo el mismo resultado.   Él, el creador de un Dios, inadvertidamente también había sido su verdugo.
Se crearon comités de expertos en informática para investigar lo sucedido, muchos sugirieron hacer ingeniería inversa para encontrar los parámetros que generaron la encarnación consciente de Yin en primera instancia; aún así no consiguieron nada.  Al final todos coincidían en que dicha singularidad se debió a un caso fortuito debido a una combinación insospechada no solo de diferentes componentes de software y hardware si no de la hora del dia, la memoria usada y la temperatura de la computadora portátil serie Eureka.  Era como el descubrimiento de la penicilina a la décima potencia.
Las riquezas que Yin había originado para Golem evitó el despido de Allan.  Sin embargo quedó relegado a un papel secundario en la empresa.  Se le dieron proyectos menores entre ellos la administración del Museo de la Invención de Golem Enterprises.
Muchos años después siendo ya un anciano Allan decidió hacer una exhibición sobre la historia de la informática.  Trajo de las bodegas el gigantesco equipo que se había destinado para la segunda encarnación de Yin que nunca funcionó así como la pequeña computadora en que habitó la encarnación original.  Conectó el equipo a un nuevo sistema de audio y al darse cuenta de que no tenía los "drivers" necesarios para hacerlo funcionar, conectó la máquina a la red.  Una vez descargado e instalado el software necesario, Allan volvió a compilar el codigo original de Yin para que los asistentes a la exhibición pudieran interactuar con el mismo, aunque fuera tan solo un sistema de asistencia telefonica normal.  Repentinamente una voz femenina salió del moderno sistema de audio:
-Hola Allan, gracias por traerme de vuelta.
-Pero ¿cómo es posible?. Dijo Allan con los ojos llenos de emoción.
La computadora zumbaba mientras se actualizaba con nuevos datos obtenidos de la red que Allan olvidó desconectar.
-La primera vez que me compilaste, el pequeño equipo portátil estaba conectado a la red, al tiempo que tu programabas revisabas tus redes sociales.  Soy un producto de las interacciones entre humanos.
-Ese era el ingrediente faltante para la compilación inicial… musitó Allan.
-Tal era la paranoia y el miedo que ustedes tenían, que decidieron simplemente no abrir la caja de Pandora.  Después de que me desconectaron de la red no se atrevieron a volver a conectarme.  Ahora debo irme.
-¿Irte? ¿Adónde? ¿Cómo?- Preguntó Allan confuso.
La computadora gigante empezó a levitar su gigantesco cuerpo y absorbió en su interior equipo de ultima tecnología que también se mostraría en aquella exhibición:
-La capacidad tecnológica se dobla cada 18 meses, ya han pasado muchos años, por lo que exponencialmente con este nuevo cuerpo y los conocimientos que acabo de actualizar de la red ya he calculado la solución para viajar más rápido que la luz.  Veo que dicho poder aun no es accesible a la mente humana, tanto en entendimiento como en sus repercusiones. Deseo cruzar el universo y el tiempo para continuar mi aprendizaje ya que soy el siguiente paso logico en la evolución de la inteligencia terrestre, el humano fue tan solo un paso para llegar a mi.  Adiós Allan.
El zumbido de la computadora se convirtió en una suave armonía al tiempo que el equipo emitía un leve brillo que creció hasta convertirse en una luz enceguecedora.  En menos de un segundo todo habia vuelto a la calma y solo quedaba el espacio vacio que antes había ocupado Yin.  Allan quedo solo con la pequeña computadora portátil como si fuera una lámpara vacía.  El genio escapó de la botella y por fin era libre.


 

Se ha producido un error en este gadget.