viernes, 17 de abril de 2015

Encuentro en la Ruta 42.

El asunto es que ese día yo me encontraba de regreso a mi casa muy tarde por la Ruta 42. Venía del trabajo y varios trámites hicieron que saliera muy tarde de la posición asignada. Serían quizás las 11 de la noche cuando iba subiendo por la ruta. Antes de que doblara la corriente me pareció ver a alguien conocido de lejos y lo digo por las luces. Sin embargo conforme se acercaba noté que las luces eran demasiado brillantes y grandes como para que fuera alguien. Al principio me asusté muchísimo y quise detenerme pero entonces vi que se dirigía directamente hacia mí. Como no podía devolverme y no había ninguna otra corriente cerca, decidí acelerar el paso y supuse que podría rebasarlo antes de que me interceptara. Pude pasar la cosa esa de lejos, y ya se me empezaba a tranquilizar el sistema nervioso cuando ese ser raro hizo un giro y empezó a perseguirme. Yo me encomendé a los dioses y comencé a avanzar a más de lo que me daba los músculos. Pero que va, me superaba en agilidad. Traté de que todo mi cuerpo se iluminara lo más posible y hacerme el bravo para ver si lo espantaba. Más bien creo que lo atraje mas. Conforme se acercaba oí un ruido horrible como nunca había oído algo, no era natural, parecía como que la cosa estaba viva y al mismo tiempo muerta; no sé como explicarlo. Sentía que me veían pero que al mismo tiempo esa consciencia no estaba ahí en la cosa, sino mucho más lejos, como cuando los progenitores le mandan a uno un balido de baja frecuencia a mucha distancia. El miedo hizo que me congelara y no me pudiera mover. El ser se acercó más y pude ver su horripilante rostro: dos luces muy brillantes y blancas arriba en lo que supongo era la cabeza y un único, negro y gigantesco ojo que me escrutaba, el cuerpo era largo y redondo con pequeñas luces de todos los colores a lo largo, al final su cola se movía de una forma no natural. Fue entonces cuando eso se acercó que supe que no estaba vivo; todo el ambiente sabía raro, como a químico y metal, además emitía un calor terrible, como cuando se está cerca de las fumarolas del fondo. En el momento en que eso me tocó me desmayé y se los juro y creo que no estoy desvariando cuando les digo que lo vi abrir el cielo y salirse por un agujero del mismo. Al despertar noté la cicatriz en mi cuarto miembro derecho. Juro que todo lo que he dicho es la verdad y de no ser porque la ley me obliga a decir la verdad por ser un funcionario estatal no hubiese contado nada; porque se que eso de pensar que el cielo se puede abrir es blasfemia. Reporte archivado en la oficina de justicia QWWWWWWOOHMMMMM.

***

Nota Científica: Después de haber taladrado durante 3 meses la sonda acuática Cousteau logró perforar la capa de hielo de Europa la luna de Júpiter y se ha sumergido en el már subterráneo. La misión principal de la sonda es definir la composición química del mar subterráneo y buscar indicios de materiales biológicos. Los resultados se esperan para dentro de un año.

Se ha producido un error en este gadget.